El Bosque Escondido recibió a los niños con su alfombra de oro, la de los domingos templados del otoño asturiano, la de los invitados especiales, para que entraran cómodos, tranquilos y alegres a su primer taller de pequeños biólogos, para ver, tocar, oler y sentir el alma del bosque …

 

Comentar